Somos Rappitenderos: Gané el Alleycat y soy Rappitendero

José Alejandro Navarrete Silva tiene 28 años, nació en la CDMX, hace tres años que se volvió ciclista, acaba de ganar el alleycat y es Rappitendero.

Comenzó jugando en la calle por qué le parecía divertido. Eventualmente el ciclismo se volvió una gran alternativa al transporte público. “Es una opción mucho más económica y ahorra mucho tiempo para trasladarse en una ciudad con un tráfico tan caótico como el de esta ciudad”. En las calles empezó a tener pequeñas competencias llamadas “sprintearse”.  Son una manera de competir contra otros ciclistas urbanos, algo como “carreritas”.

“Poco a poco me fue gustando más la velocidad”

Comenzó a tener mayor cercanía con los grupos de ciclistas en la calle, y así conoció que existen equipos. Son estos equipos los que arman carreras mucho más formales y por lo tanto, más competitivas. A pesar de competir y ganar en el último Alleycat (Carrera informal de ciclismo), también ha participado en carreras  formales como las de FEMECI (Federación Mexicana de Ciclismo).  Existen muchas empresas de mensajería en las cuales los ciclistas urbanos trabajan, uno de los compañeros del equipo de José le comentó que formaba parte del equipo de Rappi y que era una buena opción, y así fue como se convirtió Rappitendero.

Somos Rappitenderos grupo

Anteriormente trabajó en un taller de elaboración y venta de joyería artesanal, pero ese trabajo le pareció aburrido. Después comenzó a trabajar en un taller mecánico especializado en bicicletas. Estuvo ahí un rato hasta poder abrir su propio taller “Mi idea es que eventualmente mi propio taller de ciclistas se vuelva una empresa formal”. Por el momento sigue atendiendo a sus compañeros de equipo y Rappitenderos.

“Me gusta el servicio al cliente y, que estén satisfechos, yo como cliente exijo ciertos estándares y como rappitendero me pongo en la posición del cliente para brindarle el mismo servicio que a mí me gustaría”.

José nos comentó que Rappi si genera una mejor situación económica, mucho mejor que las mensajerías y muchas de las otras opciones. La idea no es “tomar la bici de tu hermana y empezar a trabajar”, comenzar a rodar en Rappi implica recibir una capacitación importante.

“Me gusta el ambiente de generar en Rappi. Es una empresa divertida y puedo hacer lo que más disfruto mientras genero ingresos”.

Somos Rappitenderos

Desde el punto de vista de José lo importante es tener un buen trato con los clientes, ya que son la fuente de ingreso (Sin usuarios no hay Rappi) y manejar el tiempo para que todos los pedidos estén atendidos.

“Lo mejor es que depende de tu disposición para activar, hasta donde puedes llegar en la empresa. Entre mejor lo hagas, mejor será la entrada. La parte más simple es ir a comprar lo que el cliente pide, la parte difícil es tener buena atención con ellos (ya que de eso dependerá tu propina, mantenerlos informados sobre su pedido y lo que puedes hacer por ellos)”.

Mucha gente tiene la idea de que ir a hacer las comprar de alguien más puede ser indignante, José nos comenta que él no lo siente así, que los usuarios de Rappi son amables y comprensivos, y sobre todo que esto es solo una manera de generar más.

Los Rappitenderos pueden llegar a ganar una muy buena cantidad de dinero a la semana, dependiendo el número de horas que decidan rodar. Somos una empresa que cuenta con horarios flexibles y muy buen ambiente.

                                                                             

Si te interesaría unirte al equipo de los Rappitenderos, dale click aqui 

¡Somos Rappi!

BOTON-01

1 Comment

  1. Reply

    Víctor villa

    Muy buena app y servicio

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *